jueves, 20 de agosto de 2015

PARTE DEL VALLE CENTRAL DE CALIFORNIA SE ESTARÍA HUNDIENDO




Extensas áreas del Valle Central en California están hundiéndose a una tasa mayor que en el pasado, a causa del bombeo de agua subterránea debido a la persistente sequía en el estado, dijo la NASA en un informe.

El estudio muestra que en algunos lugares la tierra se está hundiendo casi 5 centímetros por mes, lo que pone en peligro infraestructura en la superficie.

El hundimiento de tierras ha estado ocurriendo desde hace décadas en California, pero el estudio muestra que ahora está sucediendo rápidamente.

Mark Cowin, jefe del Departamento de Recursos Hidráulicos de California, dijo que ha habido costosos daños a canales que suministran agua en el estado. Además, los pozos se están agotando, añadió.

"A causa del creciente bombeo, los niveles de aguas subterráneas están alcanzando récords mínimos de hasta 30 metros (100 pies), abajo de registros previos", dijo Cowin en una declaración.

El reporte señala que tierras cerca de la ciudad de Corcoran se hundieron 33 centímetros en ocho meses y parte del Acueducto de California se hundió 20 centímetros en cuatro meses el año pasado.

El hundimiento a largo plazo ha destruido ya miles de revestimientos de pozos públicos y privados de aguas subterráneas en el Valle San Joaquín. Con el tiempo, la subsidencia puede reducir permanentemente la capacidad de almacenamiento de agua de la capa freática.

Como parte de los esfuerzos actuales para responder a los efectos de la sequía, una fuerza especial está trabajando con comunidades para crear recomendaciones a corto y largo plazo para reducir la tasa de hundimiento y lidiar con el riesgo para la infraestructura.

El Departamento de Recursos Hidráulicos lanzó además un programa de 10 millones de dólares para ayudar a condados con cuencas subterráneas amenazadas a desarrollar o fortalecer ordenanzas locales y planes de conservación.

Una baja récord en los niveles de nieve acumulada en las montañas ha contribuido también al incremento de bombeo de aguas subterráneas. 

Los científicos usaron imágenes de la Tierra tomadas a lo largo del tiempo por satélites para medir el hundimiento de la tierra.