viernes, 30 de octubre de 2015

SONDA ESPACIAL HALLA 
OXÍGENO EN UN COMETA 

Comet 67P on 19 September 2014 NavCam mosaic.jpg

La Sonda Espacial Rosetta descubrió la existencia de oxígeno molecular (O2) entre los gases que rodean al Cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, según un estudio publicado en la Revista Nature.

Se trata de la primera observación de oxígeno en la coma o cabellera de un cometa, compuesta principalmente de vapor de agua, monóxido y dióxido de carbono. 

"Fue muy sorprendente", dijo André Bieler, investigador de la Universidad de Michigan y autor del estudio. "No esperábamos para nada hallar oxígeno".

Los átomos de oxígeno son abundantes en todo el universo, pero por su forma de reaccionar tan fácilmente con otros elementos, rara vez se les encuentra en la forma molecular conocida como O2. 

Los expertos suponían que casi todo el oxígeno en un cometa aparecería en forma de agua (H2O), monóxido de carbono (CO) o anhídrido carbónico (CO2). Pero con el instrumental de la Sonda Espacial Europea Rosetta, los investigadores pudieron demostrar la existencia de grandes cantidades de O2 en una nube de gas que rodea el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

Las medidas efectuadas revelan una cantidad de O2 del 3,8% con relación a la cantidad de agua (H2O) presente. El análisis de esa proporción pone de manifiesto que el oxígeno y el agua presentes en el cometa tienen el mismo origen. Ello sugiere que el O2, presente en la nube molecular de donde proviene el Sistema Solar, se habría incorporado al núcleo del cometa durante la formación del cuerpo celeste.

"Pensamos que se trata de oxígeno primordial", es decir proveniente de aquella nube molecular original, indicó Bieler. 

Según el Astrónomo André Bieler, eso parece indicar que mucha de la materia procedente de la nube molecular ha sobrevivido sin cambios a la posterior formación del Sistema Solar hace 5.000 millones de años.

Hasta el momento se desconocía la presencia de oxígeno en un cometa, aunque hasta ahora ya había sido detectado en las lunas de Júpiter y Saturno, después de este hallazgo, se cree que el oxígeno puede ser algo común en los cuerpos celestes.

El cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko está siendo acompañado por la Sonda Espacial Rosetta en su recorrido alrededor del Sol , así que al parecer faltan muchas cosas interesantes por descubrir aún.