martes, 6 de octubre de 2015

UNA TORTUGA FLUORESCENTE?



Un equipo de Biólogos Marinos y artistas se sumergió en la profundidad de las aguas del sur del Pacífico y se cruzaron con una tortuga nunca antes vista ni registrada en las bases de datos de las que disponen los científicos; se trata de la Tortuga con Concha de Carey Luminosa. 

Para sorpresa de David Gruber y su equipo, la tortuga emitía colores rojos y verdes, mientras nadaba en la oscuridad.

La fluorescencia en animales o vegetales marinos se atribuye a arrecifes de corales, peces, algunos tiburones y pequeñas o diminutas especies de crustáceos, pero no tenían registrada ninguna tortuga fluorescente hasta aquel momento.

Tras haber estudiado el caso de la tortuga luminosa con las autoridades competentes, hicieron público el hallazgo a través de National Geographic y del científico Alexander Gaos, director de Eastern Pacific Initiative, quien ha declarado: "Hace muchos años que estudio las tortugas marinas y nunca había visto una como ésta". 

"Es un hallazgo sorprendente", añade Gaos en la publicación del descubrimiento de la tortuga fluorescente, de la que ya han detectado que el rojo emana de las algas, que absorben energía lumínica, sobre el caparazón y el color verde surge de la concha de carey, material de corteza de tortuga.

La capacidad del Carey para absorber luminiscencia y remitirla de nuevo es ahora el objeto de estudio del biólogo marino de la universidad neoyorquina, que quedó asombrado viendo pasar la tortuga fluorescente ante sus ojos, en el en vídeo grabado por David Gruber.

La tortuga luminosa fue descubierta el mes de julio junto a las islas Salomón, archipiélago de Oceanía.

La expedición fue financiada por Thyssen-Bornemisza Art Contemporary 21 Academy, una institución fundada por Francesca Thyssen y que ha subvencionado expediciones de este tipo a Fiji, las islas Galápagos, Islandia y el Caribe.