jueves, 19 de noviembre de 2015

EL PLANETA MÁS PARECIDO A LA TIERRA NO PODRÍA ALOJAR VIDA
Tamaño aproximado de Kepler-438b, en comparación con la Tierra

Científicos de la Universidad de Warwick(Reino Unido), habrían descubierto que Kepler-438b, situado en la Constelación de Lyra, a 470 años luz de la Tierra y que es hasta ahora era considerado el planeta más parecido a la Tierra, no tendría la posibilidad de albergar vida, debido a que recibe impactos de superráfagas estelares que este recibe de forma constante. 

Todo parece indicar que los estallidos que se generan son 10 veces más fuertes que los más intensos que se registran en nuestro Sol,la radiación que proviene de su propio sol, y las eyecciones de gas y plasma, ya habrían destruido la atmósfera del exoplaneta, según ha publicado The Daily Mail.

Si Kepler-438b hubiera contado con un campo magnético similar al de la Tierra podría haber evitado parte de estos efectos, pero "de momento, no conocemos nada sobre este aspecto", ha explicado el investigador principal, David Armstrong.

A pesar de este descubrimiento, Kepler-438b no es la última oportunidad de encontrar vida en el espacio, ya que se han descubrieron siete planetas más que podrían alojar vida.