martes, 10 de noviembre de 2015

LAS IMPRESIONES 3D PODRÍAN SER TÓXICAS

Gracias a la impresión 3D se producen cualquier elemento, desde juguetes hasta implantes humanos y medicamentos. Pero una reciente investigación al parecer demostraría que los materiales usados para la impresión serían tóxicos.

El estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad de California en Riverside y publicado en la Revista Environmental Science and Technology Letters, revela que algunas de las piezas producidas por impresoras 3D comerciales son altamente toxicas e incluso mortales, para los embriones de peces cebra. 

Cuando Shirin Mesbah Oskui, un estudiante graduado de la Universidad de California en Riverside, desarrolló herramientas elaboradas con impresoras 3D para el estudio de embriones de pez cebra, los cuales comenzaron a morir tras la exposición a las mismas, se inició el interés por la seguridad de estos materiales.

El equipo de expertos puso a prueba el comportamiento de la materia prima de las impresoras 3D, Dimension Elite, fabricada por Stratasys, la cual derrite plástico para construir las piezas y una Form 1+, de Formlabs, la cual utiliza resina líquida. 

Como resultado, los investigadores hallaron una alta tasa de mortalidad de peces cebra en ambos casos, aunque algo más pronunciada en la máquina de base líquida. 

Además, el equipo afirma que se pueden desarrollar métodos como por ejemplo, la exposición a luces ultravioleta para el tratamiento de estas piezas antes de ser desechadas que reducen su toxicidad. 

El estudio se presenta cuando la popularidad de las impresoras 3D se dispara y se prevé que aumente en 2018, según Canalys.