viernes, 18 de marzo de 2016

OBSERVAN UNA ESTRELLA MORIBUNDA QUE DESTRUYE LOS OBJETOS QUE LA RODEAN


Astrónomos de la Universidad de Warwick, Reino Unido, con la ayuda del Telescopio Nacional de Tailandia, han observado una estrella moribunda que está destruyendo los cuerpos celestes que circulan a su alrededor. 

Esta estrella llamada WD 1145+017, fue detectada en 2015, ya agotó su combustible nuclear y se convirtió en una enana blanca. Está ubicada en la Constelación de Virgo a 570 años luz de la Tierra .

Los Astrónomos creen que hay de 10 a 15 cuerpos celestes que orbitan esta estrella moribunda, algunos de ellos podrían ser entre 2 y 4 veces más grandes que esta enana blanca y estarían ubicados en la misma distancia en la que se halla un planetesimal descubierto anteriormente. 

Los astrónomos suponen que estos cuerpos celestes son nubes de gas y polvo de gran tamaño procedentes de rocas pequeñas que en estos momentos se están desintegrando.

"La cantidad media de luz bloqueada por el material alrededor de la enana blanca ha aumentado desde un 1% o incluso menos a un 10 u 11%. Lo interpretamos como que hay muchos más fragmentos de un planetesimal en proceso de destrucción", afirmó Boris Gaensicke, Astrónomo de la Universidad de Warwick.

Lo que está sucediendo en estos momentos en WD 1145+017 permite observar lo que le sucederá a nuestro sistema solar en el futuro cuando el Sol se infle y se convierta en una estrella gigante roja, que destruirá Mercurio, Venus y posiblemente nuestro planeta, antes de convertirse en una enana blanca.

Los resultados de este estudio fueron publicados por la Revista The Astrophysical Journal Letters.

File:NASA-14114-HubbleSpaceTelescope-DebrisDisks-20140424.jpg
Planetesimal o Disco Planetesimal
 Es un objeto sólido que se formó en la nebulosa solar (nube de gas o disco de acrecimiento en la que se formó el sistema solar). Su diámetro es de 1 km aproximadamente. En este las partículas sólidas masivas actúan como un núcleo de condensación de las partículas sólidas más pequeñas durante millones de años, dando origen objetos sólidos más grandes como los planetas. En un Planetesimal la fuerza interna está dominada por su propia gravedad y su dinámica orbital no es afectada significativamente por el arrastre del gas.