lunes, 11 de abril de 2016

LA GALAXIA QUE ENCIERRA ALGUNOS SECRETOS DEL UNIVERSO
Las estrellas más jóvenes tienen un color azulado, las nubes rosadas señalan las zonas en las que la intensa luz de las estrellas jóvenes ha ionizado el hidrógeno del entorno, haciéndolo brillar y las estrellas más antiguas tienen una tonalidad rojiza

Una imagen captada por la cámara OmegaCAM del Telescopio de Sondeo del VLT (VST) del Observatorio Europeo Austral (ESO), permite observar una galaxia muy pequeña que carece de estructura y que encierra grandes secretos sobre el universo.

Esta galaxia llamada Wolf-Lundmark-Melotte o WLM fue descubierta en 1909, se encuentra en la Constelación de Cetus, mide unos 8.000 años luz y se ubica a unos tres millones años luz de la Vía Láctea. 

WLM permanece solitaria en los bordes exteriores de un grupo local de galaxias al que pertenece la Vía Láctea. Está tan apartada que probablemente nunca ha interactuado con ninguna otra galaxia y lo normal es que las galaxias interactúen entre ellas.

Además tiene estrellas jóvenes que se encuentran en el centro y un halo de estrellas muy viejas descubiertas en 1996 que posiblemente se formaron en los inicios de la galaxia, lo cual puede ofrecer pistas sobre los mecanismos que generaron las primeras galaxias.

A esta galaxia los Expertos la clasifican como una enana irregular y creen que se ha desarrollado por sí sola, lejos de la influencia de otras galaxias. 

Para los Científicos galaxias reducidas y primarias como esta son las que luego de unirse han dado lugar a estructuras mayores y más complejas en el universo.

El telescopio que se utilizó para observar esta galaxia se encuentra en Chile, mide 2,6 metros, fue diseñado para estudiar el cielo en luz visible y posee una cámara enorme con un sensor de amplio campo, llamada OmegaCAM.

Esta noticia fue dada a conocer mediante un comunicado del Observatorio Europeo Austral (ESO).