sábado, 23 de julio de 2016

ESTRUCTURA CON FORMA DE "X" EN  LA VÍA LÁCTEA

Estructura en forma de X en el bulbo central de la Vía Láctea observada en 2010 por el Observatorio WISE de la NASA 
(círculo central de la imágen y en el recuadro)
Imágen:NASA/JPL-Caltech/ D. Lang


Un estudio confirma que el bulbo central de formación de estrellas de la Vía Láctea tiene la forma de una X. 

Este estudio comenzó en Mayo de 2015 cuando el Astrónomo Dustin Lang del Instituto Dunlap de la Universidad de Toronto, publicó en Twitter mapas de galaxias usando los datos del 2010 de 2 inspecciones en infrarrojo de la Misión WISE de la NASA. Algunos Astrónomos hicieron alusión en los tweets sobre la aparición de una protuberancia central en forma de pelota tridimensional en comparación con el disco plano de la Vía Láctea. Esta la protuberancia parecía tener dentro una estructura en forma de X que nunca antes había sido observada.

Luego la Investigadora Postdoctoral del Instituto Max Planck de Astronomía en Heidelberg, Alemania, Melissa Ness, contactó a Dustin Lang y decidieron colaborar en el análisis de la protuberancia usando mapas de WISE. Juntos realizaron un nuevo estudio que confirma la presencia de una estructura gigante de estrellas en forma de X que cruza el bulbo central de nuestra galaxia.

La Vía Láctea es una colección de estrellas y gas en un disco giratorio. En galaxias como la nuestra cuando el disco delgado de gas y las estrellas es lo suficientemente masivo se puede formar una barra estelar, la cual contiene estrellas que se mueven en una órbita en forma de caja alrededor del centro. 

Con el tiempo la barra puede volverse inestable y torcerse hacia el centro. El bulbo resultante contendría estrellas que se moverían alrededor del centro galáctico, perpendicular al plano de la galaxia y dentro y fuera radialmente. En el estudio cuando nuestra galaxia fue observada de lado, las estrellas parecerían distribuidas de forma similar.

"El bulbo es una firma clave de la formación de la Vía Láctea. Si entendemos el bulbo vamos a entender los procesos clave que han formado y moldeado nuestra galaxia. Esto también refuerza la idea de que nuestra galaxia ha llevado una vida bastante tranquila, sin grandes acontecimientos de intercalación desde que se formó el bulbo, ya que esta forma habría sido interrumpida si hubiésemos tenido alguna interacción importante con otras galaxias", expresó Melissa Ness, Autora Principal del Estudio.

Este tipo de bulbo se forma cuando las galaxias se fusionan, pero la Vía Láctea no se ha fusionado con ninguna gran galaxia en al menos 9.000 millones de años.