viernes, 2 de septiembre de 2016

ESTRELLA QUE DESAFÍA AL TIEMPO

La flecha indica donde se encuentra IRAS 19312+1950. 
Imagen: NASA/JPL-Caltech


Existe una estrella masiva en lo profundo de la Vía Láctea que durante años ha desconcertado a los Astrónomos, porque tiene características tanto de una estrella muy joven, como de una estrella muy antigua.

Denominada IRAS 19312+1950, se localiza a más de 12.000 años luz de la Tierra, fue captada por primera vez con frecuencias de radio y clasificada como una supergigante roja, pero un nuevo estudio de la NASA sugiere que podría ser una estrella que todavía esta en proceso de formación o protoestrella.

Inicialmente se creía que IRAS 19312+1950 era una estrella vieja rodeada por una nube extraña del tipo que suele acompañar a las estrellas jóvenes. Otra idea fue que podría tratarse de una estrella muy antigua y una nube de material embrionario de estrellas.

En el nuevo estudio los Astrónomos realizaron observaciones con el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA y el Observatorio Espacial Herschel de la ESA. Debido a que ambos telescopios operan en longitudes de onda infrarrojas, dieron una nueva visión en los gases, polvo y hielo en la nube que rodea a esta estrella.

El estudio reveló que este estrella está en una fase muy temprana de formación, ya que emite alrededor de 20.000 veces la energía del Sol, además se encontró granos de polvo con grandes cantidades de hielos hechos de agua y dióxido de carbono en una densa nube alrededor de la estrella que bloquea la luz haciéndola parecer más oscura de lo que es.

La nube alrededor de IRAS 19312+1950, parece estar colapsando, lo que ocurre con una estrella en crecimiento cuando atrae material que se está expandiendo y está en el proceso de escapar al medio interestelar.

"Los Astrónomos reconocieron este objeto en el año 2.000 y desde entonces han tratado de decidir en qué punto de su desarrollo está. Creemos que la estrella está, probablemente, en una fase embrionaria, llegando casi al final de su etapa de acreción, el periodo cuando atrae nuevo material para alimentar su crecimiento", dijo Martin Cordiner, Astroquímico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y Autor del estudio. 

"No importa cómo se mire este objeto, es fascinante y tiene algo nuevo que decirnos acerca de los ciclos de vida de las estrellas", expresó Steven Charnley, Astroquímico y Coautor del estudio.

A pesar de todo, los Científicos reconocen que el objeto no es una protoestrella típica por razones que no pueden explicar.